Premio Nobel para PMA: La familia del SNU en Cuba celebra

El Secretario General de la ONU mostró su satisfacción por la concesión del premio al PMA, una agencia "en la primera línea contra la inseguridad alimentaria"

La agencia más grande del sistema de la ONU fue reconocida  “por sus esfuerzos en la lucha contra el hambre, por su contribución a la mejora de las condiciones de paz en las zonas afectadas por conflictos y por su actuación como elemento impulsor en la prevención del uso del hambre como arma de guerra y de conflicto”, dijo Berit Reiss-Andersen, presidenta del Comité Noruego del Premio Nobel.

ONU/Mark Garten

El hambre es inadmisible en un mundo de abundancia

El Secretario General de la ONU mostró su satisfacción por la concesión del premio al PMA ya que se encarga de proporcionar asistencia humanitaria “en la primera línea de la inseguridad alimentaria”.

António Guterres recordó que en “un mundo de abundancia, es inconcebible que cientos de millones de personas se acuesten cada noche con hambre” y recalcó que a esa cifra hay que añadirle a la gente que se encuentra “en el abismo de la hambruna debido a la pandemia de COVID-19”.

“Las mujeres y los hombres del PMA se enfrentan a grandes peligro y distancias para proporcionar sustento vital a los afectados por los conflictos, a las personas que sufren a causa de las catástrofes, a los niños y a las familias que no saben cuál será su próxima comida”, resaltó.

El titular de la ONU destacó que las operaciones del PMA están por encima de la esfera política y que el motor de sus operaciones son las necesidades humanitarias.

Al mismo tiempo recordó que subsiste gracias a las aportaciones voluntarias de los Estados miembros de las Naciones Unidas y a las donaciones del público en general.

“Esa solidaridad es precisamente la que se necesita ahora para hacer frente no sólo a la pandemia, sino a otras crisis globales de nuestro tiempo.  Sabemos que amenazas actuales como el cambio climático empeorarán aún más la situación de escasez de alimentos”. 

Para concluir su mensaje, Guterres felicitó al director ejecutivo del PMA, David Beasley, y a todo el personal del Programa Mundial de Alimentos, por promover a diario los valores de las Naciones Unidas cuando la Organización celebra este año su 75º aniversario.

Declaración del Secretario General sobre la concesión del Premio Nobel de la Paz 2020 al Programa Mundial de Alimentos

Me complace la decisión del Comité Nobel de otorgar el Premio de la Paz de este año al Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas.

El Programa Mundial de Alimentos es el primer interviniente mundial en la primera línea de la inseguridad alimentaria.

En un mundo de abundancia, es inconcebible que cientos de millones se acuesten cada noche con hambre. Millones más están ahora al borde de la hambruna debido a la pandemia de COVID-19.

Las mujeres y los hombres del PMA afrontan el peligro y la distancia para brindar sustento que salvan vidas a los devastados por el conflicto, a las personas que sufren a causa del desastre, a los niños y las familias que no están seguros de su próxima comida.

En nuestro mundo también hay hambre de cooperación internacional. El Programa Mundial de Alimentos también satisface esa necesidad. El PMA opera por encima del ámbito de la política, con la necesidad humanitaria impulsando sus operaciones. La propia organización sobrevive gracias a las contribuciones voluntarias de los Estados miembros de las Naciones Unidas y del público en general.

Esa solidaridad es precisamente necesaria ahora para abordar no solo la pandemia, sino otras pruebas mundiales de nuestro tiempo. Sabemos que amenazas existenciales como el cambio climático agravarán la crisis del hambre.

Felicito calurosamente a David Beasley, Director Ejecutivo del PMA, y a todo el personal del Programa Mundial de Alimentos, por promover los valores de las Naciones Unidas todos los días y servir a la causa de “nosotros los pueblos” en el momento en que la Organización celebra su 75 aniversario.

Declaración del Director Ejecutivo de PMA, Davis Beasley

ROMA – La concesión del Premio Nobel de la Paz al Programa Mundial de Alimentos (WFP) es un reconocimiento conmovedor al trabajo del personal de WFP que arriesga su vida todos los días para llevar asistencia alimentaria a cerca de 100 millones de personas que padecen hambre en el mundo. Personas cuyas vidas a menudo se ven devastadas por la inestabilidad, la inseguridad y los conflictos.

Cada una de las 690 millones de personas que padecen inseguridad alimentaria en el mundo tiene derecho a vivir en paz y sin hambre. Hoy, el Comité del Nobel noruego ha centrado la atención mundial en ellos y en las consecuencias del conflicto. Los choques climáticos y las presiones económicas han agravado aún más su difícil situación. Y ahora, una pandemia global con su impacto en las economías y comunidades está empujando a millones más al borde de la inanición.

El Premio Nobel de la Paz no es solo de WFP. Trabajamos en estrecha colaboración con el gobierno, organizaciones y socios del sector privado cuya pasión por ayudar a los más vulnerables es igual a la nuestra. No podríamos ayudar a nadie sin ellos. Somos una agencia operativa y el trabajo diario de nuestro personal está impulsado por nuestros valores fundamentales de integridad, humanidad e inclusión.

Donde hay conflicto, hay hambre. Y donde hay hambre, a menudo hay conflicto. Hoy es un recordatorio de que la seguridad alimentaria, la paz y la estabilidad van de la mano. Sin paz, no podemos lograr nuestro objetivo global de hambre cero; y mientras haya hambre, nunca tendremos un mundo pacífico.

La familia de ONU Cuba celebra

Las Agencias, Fondos y Programas de las Naciones Unidas en Cuba se unieron también a la celebración. Con la presencia de la Coordinadora Residente del SNU en Cuba, el equipo de PMA en la Habana, liderado por su Representante Paolo Mattei,  se reunió en la mañana para ratificar su compromiso con el desarrollo sostenible del país y las prioridades de la seguridad alimentaria y la educación nutricional. 

PMA ejecuta múltiples proyectos en Cuba, vinculados al fortalecimiento de la resiliencia comunitaria ante huracanes y sequía (en el centro del país), a la distribución de alimentos en varias zonas afectadas por emergencias u otras causas, y el apoyo a la respuesta frente a la COVID 19, entre otras iniciativas.

El proyecto PROACT, por ejemplo, ha implicado la adquisición de USD $ 810 820 de compras para MINAG: 77 sistemas de riego, 7 semiprotegidos para la producción de hortalizas, 4 casas de cultivos para la protección de posturas y semilla, 33 motocultores, 1 cámara de frio para la conservación de semillas, así como pallets y cajas para la comercialización y herramientas agrícolas.

En el Twitter de @ONU_Cuba pudo leerse en esta jornada: "Toda la familia de @ONU_Cuba celebra este merecido reconocimiento al Programa Mundial de Alimentos por su trabajo en pos de la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible. Con el equipo de PMA Cuba, ¡seguimos adelante!

Las felicitaciones a la organización incluyeron al Presidente cubano Miguel Díaz Canel, quien escribió en su cuenta de Twitter: "Cuba felicita al #PMA, premiado con el Nobel de la Paz 2020 y agradece su cooperación ejemplar con nuestro país durante décadas".

Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa
PMA
Programa Mundial de Alimentos