Unidos para abordar los desafíos económicos y la sostenibilidad

Líderes mundiales y organizaciones internacionales se reúnen para acelerar la respuesta global a los impactos económicos y humanos de COVID-19, y avanzar en soluciones concretas que promuevan el desarrollo. 

NUEVA YORK, 28 de mayo de 2020— El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau y el Primer Ministro de Jamaica, Andrew Holness, convocan a líderes mundiales y organizaciones internacionales hoy en una iniciativa conjunta para agudizar y acelerar la respuesta global a los importantes impactos económicos y humanos de COVID-19, y avanzar en soluciones concretas que promuevan el desarrollo. 

Esta pandemia requiere una respuesta multilateral integral, coordinada y a gran escala para apoyar a los países necesitados, permitiéndoles recuperarse mejor para alcanzar economías y sociedades más prósperas, resilientes e inclusivas.

Con la participación de más de 50 Jefes de Estado y de Gobierno, el Evento de Alto Nivel sobre Financiamiento para el Desarrollo en la Era de COVID-19 y más allá es la reunión más inclusiva de países para enfocarse en la recuperación socioeconómica y las necesidades financieras derivadas de la pandemia. La coordinación global debe mantenerse para evitar un impacto devastador en la vida y los medios de vida de las personas.

Todos enfrentamos tensiones económicas al responder a esta pandemia, en particular los países de ingresos bajos y medios, muchos de los cuales están viendo retrasados sus esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El Evento de Alto Nivel analiza seis áreas de acción urgentes para movilizar el financiamiento necesario para la respuesta y la recuperación. Estos incluyen la expansión de la liquidez en la economía global; abordar las vulnerabilidades de la deuda; detener los flujos financieros ilícitos; aumentar las finanzas externas para lograr un crecimiento inclusivo y la creación de empleo; y estrategias para que los países se recuperen mejor, avancen en el cumplimiento de los ODS, aborden el cambio climático y restablezcan el equilibrio entre la economía y la naturaleza.  

"La pandemia ha demostrado nuestra fragilidad", dijo el Secretario General de la ONU, António Guterres. “Estamos en una crisis humana sin precedentes, debido a un virus microscópico. Necesitamos responder con unidad y solidaridad, y un aspecto clave de la solidaridad es el apoyo financiero”.

El primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, dijo que "la pandemia de COVID-19 exige que tomemos medidas inmediatas para abordar sus impactos en las economías de todos los países, en todas las regiones del mundo y en todas las etapas del desarrollo". Agregó que agradece las seis áreas temáticas de enfoque, incluida la "necesidad de abordar la urgencia de una mayor liquidez, particularmente para los países de ingresos bajos y medianos".

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo que "todos los países están siendo probados por la pandemia de COVID-19, y ésta amenaza con socavar nuestros logros de desarrollo obtenidos con tanto esfuerzo. Sabemos que la mejor manera de ayudar a nuestra gente y a las economías a recuperarse es trabajar juntos como una comunidad global. Queremos apoyar acciones colectivas e individuales para permitir una recuperación que conduzca a economías más inclusivas, sostenibles y resistentes, donde nadie se quede atrás”.

 

El costo de la pandemia

 

Las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que la pandemia de COVID-19 ya ha cobrado más de 340 mil vidas, con más de 5.4 millones de casos en todo el mundo. A menos que actuemos ahora, las proyecciones de la ONU indican que la pandemia podría recortar casi US $ 8.5 billones de la economía global en los próximos dos años, llevando a 34.3 millones de personas a la pobreza extrema este año, y potencialmente, a 130 millones de personas adicionales durante esta década.

Las empresas en quiebra ya están causando un aumento en el desempleo. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) espera que las horas de trabajo globales en el segundo trimestre de 2020 sean 10.5 por ciento más bajas que antes de la crisis, lo que equivale a 305 millones de empleos de tiempo completo. Las mujeres se ven particularmente afectadas, ya que están sobrerrepresentadas en los sectores que han sido los más afectados con la pérdida inicial de empleos. También son la mayoría de los empleados en el sector informal a nivel mundial y en general tienden a tener trabajos menos seguros con menos protecciones, menos ahorros y tienen más probabilidades de vivir en la pobreza.

La pandemia está causando problemas económicos incluso en países que aún no han experimentado el impacto en la salud en grandes cantidades. La caída de las exportaciones y el crecimiento están socavando rápidamente la sostenibilidad de la deuda de muchos países en desarrollo, particularmente aquellos que dependen en gran medida de los productos básicos, los ingresos del turismo o las remesas. El creciente problema de la deuda plantea un enorme desafío para estos países, lo que limita aún más su capacidad para implementar medidas de estímulo.

Incluso antes del estallido de la pandemia, casi la mitad de todos los países menos desarrollados y otros países de bajos ingresos se encontraban en problemas de deuda. Los costos del servicio de la deuda para estos países aumentaron más del doble entre 2000 y 2019, llegando al 13% de los ingresos del gobierno, y alcanzaron más del 40% en una cuarta parte de todos los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS por sus siglas en inglés).

La movilización efectiva de recursos internos será crucial para la reconstrucción de las economías. Sin embargo, se cree que billones de dólares se mantienen en tenencias financieras no declaradas en el extranjero. El costo del lavado de dinero se ha estimado en alrededor de US $ 1,6 billones al año.

 

Enfrentando los desafíos

 

Ante esta crisis sanitaria, social y económica sin precedentes, muchos gobiernos de todo el mundo han implementado grandes medidas de estímulo fiscal equivalentes a un 10 por ciento estimado del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Sin embargo, a la mayoría de las economías en desarrollo les resulta difícil o imposible implementar paquetes fiscales suficientemente grandes, que hasta ahora han promediado menos del 1 por ciento de su PIB.

En abril de 2020, el G-20 acordó suspender el servicio de la deuda oficial bilateral a 76 países en desarrollo de bajos ingresos para ayudar a aumentar la liquidez para enfrentar los impactos de la crisis. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ofreció alivio del servicio de la deuda a 25 de los países más pobres, y el Banco Mundial ha estado coordinando con los bancos regionales para discutir el apoyo ante la COVID-19 con iniciativas conjuntas, cofinanciamiento y formas de maximizar los flujos netos para Los países más pobres y vulnerables.

 

Pero se necesita mucho más, y rápidamente.

 

El Evento de Alto Nivel discutirá una amplia gama de soluciones inclusivas, buscando la contribución de los países que se sienten más afectados.

Reconstruyendo de manera sostenible

En la fase inicial de contención y crisis de la pandemia, las naciones han priorizado la salud de las personas antes de abordar las consecuencias económicas y del mercado laboral. A medida que cada nación sigue su propio camino hacia la recuperación, los países buscan limitar las consecuencias económicas al tomar medidas para proteger las empresas, los empleos y los ingresos, y para estimular la economía, y hacerlo de una manera que proteja a las mujeres y las familias, a los jóvenes, y a los sectores más vulnerables en nuestras sociedades.

Debemos elevar nuestras ambiciones para recuperarnos mejor, construyendo economías y sociedades más prósperas, inclusivas, resilientes y sostenibles. Los países no pueden darse el lujo de dejar desatendidas las fragilidades subyacentes en el núcleo de nuestros sistemas económicos y sociales actuales. Tampoco pueden ignorarse los riesgos sistémicos, desde la crisis climática, hasta la desigualdad alta y persistente. Todos se beneficiarán si abordamos estos riesgos invirtiendo por adelantado.

El evento incluirá un Segmento de Alto Nivel en el que los Jefes de Estado y de Gobierno expresarán su compromiso para encontrar soluciones multilaterales a la crisis económica mundial y sus efectos en los más vulnerables. Además, habrá un Panel de Alto Nivel de líderes internacionales. Las instituciones discutirán los desafíos y las oportunidades para implementar una acción urgente y decisiva. Después del Panel, continuará el Segmento de Alto Nivel entre Jefes de Estado y de Gobierno y socios.

 

Seis áreas críticas de enfoque

 

El evento también lanzará un esfuerzo de colaboración, se discutirán propuestas concretas para superar los desafíos en seis áreas y se informará el progreso al margen del Foro Político de Alto Nivel en julio, en la Asamblea General en septiembre y al final de el año que incluye:

 

1. La necesidad de expandir la liquidez en la economía global y mantener la estabilidad financiera para salvaguardar los logros del desarrollo.

2. La necesidad de abordar las vulnerabilidades de la deuda de todos los países en desarrollo para salvar vidas y medios de vida para miles de millones de personas en todo el mundo.

3. La necesidad de crear un espacio en el que los acreedores del sector privado puedan participar de manera proactiva en soluciones efectivas y oportunas.

4. Requisitos previos para mejorar las finanzas externas y las remesas para un crecimiento inclusivo y la creación de empleos.

5. Medidas para ampliar el espacio fiscal y fomentar la movilización de recursos internos mediante la prevención de flujos financieros ilícitos.

6. Garantizar una recuperación sostenible e inclusiva alineando las políticas de recuperación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los resultados del Evento de Alto Nivel incluyen la formación de seis grupos de discusión, un esfuerzo de colaboración que tiene como objetivo proporcionar propuestas concretas para mediados de julio.

No hay tiempo que perder. Las soluciones no pueden esperar, y se requiere una acción decisiva.

 

Entidades de la ONU involucradas en esta iniciativa
ONU
Naciones Unidas